Emily Clavel, la atleta para la cual no hay imposibles

11

A los dos meses de nacida la atleta Emily Clavel Useche vivió su primera gran competencia, y fue ganarle la batalla al cáncer que le detectaron en el pulgar de la mano izquierda, el cual comenzó a extenderse rápidamente. Por este motivo, los médicos, con la aprobación de sus padres, tomaron la decisión de amputarle el brazo izquierdo y así salvarle la vida.

Esta primera gran lucha marcó para siempre a Emily, quien hoy en día, a sus 30 años, se define como “una mujer respetuosa, muy comprometida con lo que hace y buscando constantemente cómo crecer”.

Estudió Contaduría Pública en Venezuela, su país natal, pero en el 2016 decidió radicarse en Barranquilla, ciudad en la que ya vivían desde hacía varios años sus padres y hermano menor. Su llegada a la Arenosa vino cargada de nuevos retos a nivel laboral y personal: comenzó a administrar su propio gimnasio y, por recomendación médica, retomó su amor por el deporte.

“Tengo una prótesis que uso como pisapapeles o para asustar a la gente (risas), nunca la he usado, y por eso también comencé a practicar deporte por el tema de la columna, que se dobla por el desbalance del peso. El doctor me dijo que debo usar la prótesis o hacer ejercicio para que mi cuerpo se mantenga fuerte”, explicó Emily.

Es así como decidió retomar la natación, la cual había practicado hacía varios años en Venezuela. Además de eso le dio paso a ser una atleta ‘Ironman’, disciplina que combina el atletismo, ciclismo y natación.

 

Sus inicios en el ‘Ironman’

 

Emily es una mujer de retos, por eso cuando tomó la decisión de apostarle al triatlón no descansó ni un minuto, y a pesar de los obstáculos nunca desfalleció. “Conseguí un entrenador, un grupo de triatlón y de personas interesadas en ayudarme. La decisión fue más por un llamado que sentí de Dios cuando me enteré de que había este tipo de carreras conocidas como ‘Ironman’. En esos días tuve dudas, pero también una conexión con Dios que me decía que yo era capaz de hacer lo que me propusiera”.

Esta atleta recuerda que “cuando me inscribí en la primera carrera solo tenía experiencia en natación, nunca había practicado ciclismo ni atletismo. Estaba a cinco meses de la carrera, que era el 3 de diciembre de 2017, en Cartagena, además, no tenía bicicleta, esta llegó dos meses antes de la competencia”.

De hecho, su entrenador de ese momento le dijo: “Yo no estoy seguro de tu participación, pero podemos hacer la prueba”. Sin embargo, esas palabras motivaron mucho más a Emily, e inició su preparación.

“Con la primera competencia me di cuenta de que las personas que participan en la carrera ‘Ironman’ son sumamente apasionadas y disciplinadas, y tienen un temple de hierro. Hay que manejar y estar bien conectado en cuerpo, mente y espíritu. Yo creo que la primera carrera la empecé y terminé con puro espíritu (risas), porque desde el inicio todo el mundo dudaba de mí”, recalcó Clavel.

Emily explicó que las condiciones para terminar un ‘Ironman’ son iguales para todo el mundo, pero hay varias categorías: élite, por edades y la de desafío físico, que es en la que ella participa.

 

Campeonatos que ha ganado Emily Clavel:

  1. Ironman 70.3 Cartagena 2017
  2. Ironman 70.3 Cartagena 2018
  3. Primer Campeonato Mundial Ironman 70.3 Sudáfrica 2018
  4. Ironman 70.3 Monterrey 2019

 

Más desafíos y conferencias

 

Desde el 2017 hasta la actualidad, Emily Clavel ha participado en 4 carreras y ha ocupado el primer lugar en las 4 oportunidades, en su categoría. Sin embargo, señala que “me puedo medir con una persona que tenga todas sus extremidades sin sentirme en desventaja”.

En esta contadora y atleta la palabra discapacitado no existe, y considera que es mal empleada. “A mí me gusta buscar su significado en el diccionario y mostrárselo a la gente, porque me he dado cuenta de que hay mucho desconocimiento del término. Considero que es la capacidad de hacer las cosas de una manera diferente, por ejemplo, yo me puedo atar el cabello con una mano y tú con dos. La forma de hacerlo es distinta, pero el resultado es el mismo”.

Por eso, esta talentosa mujer siempre busca dejar un mensaje claro en sus conferencias. “No somos el resultado de las circunstancias, sino de las decisiones que tomamos con relación a eso. Y un ejemplo sencillo de eso es que aquí estoy yo, con un solo brazo y haciendo ‘Ironman’. Yo decidí hacer las cosas diferente, y es que una circunstancia no define quién soy o quién puedo llegar a ser”.

Emily no tiene límites y está llena de planes. Entre sus propósitos está seguir emprendiendo y hacer crecer el gimnasio que tiene en Barranquilla. “Es mi segundo hogar y una bendición para nosotros”.

A nivel competitivo espera “seguir participando en los ‘Ironman’ que se presenten en el camino y cosechar muchos triunfos”.

 

Un amor a prueba de todo

 

A Emily nunca se le pasó por la mente reclamarle a sus padres por haber tomado la decisión de amputarle su brazo izquierdo. “Siempre vivo agradecida con que hayan tomado esa decisión y además de criarme como lo hicieron, porque es duro para un padre ciertas circunstancias y ver cómo me esforzaba por hacer las cosas. Por ejemplo, si había que coger algo mi papá no dejaba que lo hicieran por mí y decía que yo podía hacerlo. Tal vez por eso lo criticaron, pero hoy en día eso me ha ayudado mucho a lograr lo que quiero”.

 

 

También te Podría gustar Más del autor

Deja un Comentario

Tu correo electrónico no será publicado.