Lo que está en juego es tu felicidad

Por Alberto Linero

9

En mi libro Mi vida de otra manera he planteado algunas claves de la re-invención, creyendo que todos necesitamos vivir re-inventándonos constantemente y que no hacerlo implica abortar el proyecto de ser felices. He viajado por todo el país compartiendo una conferencia con el mismo nombre del libro y tratando de precisar las lecciones de vida que me ha dejado esta experiencia. Hoy quisiera compartir con ustedes algunas de esas lecciones de vida, teniendo la certeza de que son mis aprendizajes, y que seguro algo les puede ayudar a ustedes.

He aprendido que:

 

1. Nuestras decisiones nos pertenecen y no podemos esperar que ‘todos’ estén de acuerdo con ellas. Nos debe asistir la confianza que da el buen análisis y la coherencia de vida, y nunca el aplauso de ‘todos’.  Es probable que cuando tomamos decisiones, que para nosotros son fundamentales, otros se sientan decepcionados y nos critiquen con dureza. No podemos vivir para ser aplaudidos por todos sino buscar ser felices. La felicidad tiene que ser nuestra meta diaria, y, como nos enseñó Tagore, “La felicidad no es una estación sino una manera de viajar”.

2. Siempre habrá gente que te rechace porque no haces lo que ellos quieren, es posible que a esas personas no les interese lo que eres sino lo que haces, y tienes que ser capaz de sobreponerte a ese rechazo y construir tu propio proyecto. Que ese rechazo no te haga creer que eres poco valioso, recuerda con claridad que eres invaluable y un ser llamado a la plenitud. A veces ese rechazo es un signo de que estás haciendo lo correcto; no te dejes amilanar por esa dura experiencia.

3. No todos están en contra de tus decisiones, también hay gente que está a tu lado dispuesta a ayudarte y a ser solidaria contigo en tus batallas, pueden ser hasta las que menos esperas. Déjate ayudar, sé humilde y reconoce que necesitas de esas personas. Escuchar a las personas idóneas es fundamental para ser exitoso. Meterse en la trinchera del propio ego lo único que hace es cerrar los horizontes y no dejarnos crecer.

4. Tienes que confiar en ti y en lo que eres capaz de hacer, nada pasa por arte de magia, hay que trabajar duro y con todas las fuerzas del ser. Ten clara cuáles son tus cualidades, y desde ellas traza un camino, un plan que puedas realizar con inteligencia y seguridad. No te desanimes por los fracasos que puedas tener en tus batallas, esos siempre son oportunidades para entender mejor la situación y vivir con mayor precisión. Insisto en que eres invaluable, y eso lo debes tener presente todos los días de tu vida.

5. La experiencia espiritual es importante, porque agrega las fuerzas que a veces faltan, porque empuja cuando nos queremos quedar quietos, porque levanta cuando estamos caídos y no damos más. Creo en una experiencia espiritual que me haga ser mejor ser humano, que me ayude a sentirme mejor con lo que soy y me permita ayudar a los que están cerca. Creo en una experiencia espiritual que me haga consciente de lo valioso que soy y de que estoy llamado a la felicidad y no debo acostumbrarme a sufrir. La oración, la meditación es fundamental, ya que en ese encuentro con Dios se sanan heridas y se potencian muchas cualidades.

Son mis aprendizajes. No han sido fáciles porque todas las lecciones implican desaprender otras cosas que forman parte de nuestra seguridad, y eso lo hace a uno sufrir y hasta tener miedo. Pero vale la pena lanzarse al vacío de lo desconocido si lo hemos organizado bien y si estamos seguros de que esa decisión es fundamental para nuestra realización. Lo que está en juego es nuestra felicidad, y tenemos que luchar por ser felices. Por eso te animo a revisar cómo estás viviendo y qué tienes que renovar. No todo tiene que ser cambiado, pero hay actitudes que sí, y lo debes hacer si te apegas a la misión de ser feliz y hacer felices a los que están a tu lado.

 

También te Podría gustar Más del autor

Deja un Comentario

Tu correo electrónico no será publicado.