El Divorcio, una difícil situación que sí se puede superar

En revista ‘Amas’, con la asesoría de una psicóloga, te explicamos de forma sencilla cómo tratar y superar un divorcio, y la forma correcta de manejarlo si existen hijos dentro de la relación.

268

Cuando una pareja decide unirse en matrimonio, ya sea por lo civil o por la Iglesia, lo hace con la plena seguridad de que será para toda la vida, y que juntos lograrán formar una familia.

Sin embargo, esta meta no siempre se hace realidad, por lo que aparece el estado que muchas parejas o familias detestan: el divorcio.

Desde el punto de vista de la psicología, el divorcio es un fenómeno de la edad adulta temprana, suceso que cuando ocurre en nuestro ciclo vital puede provocar situaciones impredecibles, se puede llegar a sentir una sensación de pérdida de apoyo social y hasta familiar, considerándose el divorcio como uno de los acontecimientos vitales más estresantes.

 

¿Cuándo pensar en un divorcio?

 

Según la psicóloga Katia Reales Paz, hay ciertos puntos o señales que conllevan a pensar en un divorcio.  “Hay varios puntos de alertas que dan para pensar en un divorcio, como cuando al concertar una reunión, la charla termina en un enfrentamiento sin sentido (en aumento). Asimismo cuando resaltan más los aspectos negativos que los positivos de tu pareja y no los toleras, cuando han intentado superar los obstáculos y no hay solución, también cuando  hay maltrato físico, psicológico o emocional, y cuando  ya no son solo ellos dos (la pareja) los que están transitando esta situación difícil y dolorosa, sino que se suma la angustia y los temores de los hijos”.

En cuanto a la opción de acudir al psicólogo antes de tomar la decisión de divorciarse, la experta consultada señala que sí se puede acudir, pero no es obligatorio. “Digamos que sería de gran ayuda aclarar dudas, exteriorizar los sentimientos con una persona neutral que te permita ver otro punto de vista”.

 

Formas de asumir el divorcio

 

Al divorciarse se pueden presentar muchas reacciones, las más comunes son la desesperanza, la depresión, la culpa, la incertidumbre, miedo a la soledad, el enfado, la ira, la venganza, las conductas autodestructivas y conductas obsesivas, entre otras.

De acuerdo con la psicóloga Reales, para asumir un divorcio debes prepararte para ello e intentar ser tú mismo, no idealices el pasado, ten paciencia, no hables mal de la otra persona, eso te hace daño. También debes practicar amar, es un verbo y sentimiento maravilloso aunque hayas tenido experiencias desagradables.

Si estás decidido (a) a divorciarte es importante que no tengas contacto de ninguna clase con tu pareja, al menos al principio, ya que esto hace que el proceso se retroceda.

“Aprender a manejar los contactos posteriores, más cuando se tiene hijos, en este caso es importante tener o empezar una relación de educación y respeto, sin crear confusiones ni expectativas vanas en los hijos. No debes utilizar a tus hijos como arma para atacar al otro, por eso recomiendo que en el proceso de reorganización gradual tener el menor contacto posible, hasta que haya pasado un tiempo prudente”, puntualizó la psicóloga.

 

Cómo manejar la separación con los hijos o cómo decirles

 

Cuando en un matrimonio se tienen hijos,  se debe encontrar la mejor forma de decirles o hablarles del divorcio de sus padres. De hecho, no duden en pedir ayuda a un especialista.

Lo más importante es buscar las palabras correctas, estas deben ser en común en ambos para que se unifiquen criterios y no difieran en la información ni tampoco se ataque o beneficie una de las partes. Recuerda que ellos también se verán afectados y se deben enterar de la mejor manera, tener en cuenta la edad de los niños para encontrar las palabras indicadas. Es importante que la información la reciban de los propios padres.

Es vital hablarles con la verdad a los hijos. Decirles que ya no “vivirán juntos, que se quisieron mucho, pero que ya no y deben estar separados para vivir mejor (sin discusiones…) y que el amor por ellos no cambiará”. No es necesario entrar en tantos detalles (si hubo infidelidad o si alguno se va porque tiene otro hogar o familia), no se deben transmitir experiencias negativas respecto al amor.

Es importante que los hijos no se sientan culpables, aclararles que la separación-divorcio no tiene nada que ver con ellos o algo que ellos hayan hecho.

 

Existe la esperanza y felicidad

 

Para quienes estén atravesando por un divorcio, es fundamental que busquen apoyo en familiares y amigos. Según la psicóloga, les hace bien reforzar y rescatar las relaciones de amistad, porque sin duda son una buena red de apoyo.

También recomienda retomar las actividades que hacías antes: leer, alguna actividad recreativa, ir al parque o al  gimnasio. Si lo crees necesario no temas en buscar un terapeuta con quien puedas desahogar tus emociones.

Rescata tu felicidad, la separación es un proceso doloroso que toma tiempo, pero una vez pase podrás retomar tu vida con éxito. “Para poder superar el proceso hay que aceptarlo, aunque esto no quiere decir que no se sienta tristeza”, puntualizó la psicóloga.

 

 

También te Podría gustar Más del autor

Deja un Comentario

Tu correo electrónico no será publicado.