El problema no es el uso, sino el mal uso

En ´AMAS´ consultamos a la psicóloga Katia Reales Paz, quien, de manera objetiva y también desde su percepción como madre, dio varios consejos prácticos para que el uso de aparatos electrónicos no se vuelva un problema para los padres de familia, y todos les den el uso correcto de acuerdo a la edad.

212

Para nadie es un secreto que la tecnología hace parte ahora de nuestras vidas, y por supuesto es imposible no pensar en ello. Hemos dejado que esta haga parte de nuestros hogares, y de ahí la preocupación de muchos en pensar si es correcto o no permitir el uso de aparatos electrónicos a los niños, así mismo saber controlar su utilización en adolescentes, jóvenes y adultos.

“Temo el día en que la tecnología sobrepase nuestra humanidad”, frase adjudicada a Albert Einstein, que muchos dudan que en realidad haya sido expresada por él, pero cuyo contenido ahora parece una realidad.

Se dice mucho sobre el uso de aparatos electrónicos a temprana edad, pero lo cierto es que lo ideal sería que los niños tengan espacios que les permitan desarrollar la creatividad, la imaginación, la construcción, pero también es claro que ciertas aplicaciones desarrollan en ellos estos aspectos (educativos). “En lo personal, y como educadora, psicóloga y madre, considero que el problema no es el uso, sino el mal uso (en cuanto al tiempo) que se les da, lo que no permite que disfruten de actividades como ir al parque, jugar con sus amigos o padres, cantar o practicar algún deporte”, expresó la psicóloga Katia Reales.

 

Recomendaciones para el uso de aparatos electrónicos

 

  • Establecer un horario (no más de dos horas), y en lo posible no después de 6 p.m., que es cuando el cuerpo se prepara para el sueño, factor importante en el crecimiento y desarrollo de los niños.
  • No ceder en los horarios, ya que si lo hacen  pueden alterar el comportamiento de los niños, que se vuelvan irritables, ansiosos, con déficit intencional, hostilidad, violencia y depresión.
  • Es recomendable que antes de los 3 años los niños no tengan acceso a estos aparatos, y después de esta edad el acceso debe ser mínimo y controlado.
  • Si los niños tienen más de 5 años, el uso de la Internet debe ser limitado, ya que pueden acceder a contenidos inapropiados que podrían generar consecuencias negativas en su desarrollo social, relaciones interpersonales, costumbres y conducta.
  • Recordemos que la tecnología puede causar adicción. Aquellos niños entre los 6 y los 18 años solo deben utilizarla por dos horas. Si bien con los adolescentes la situación es más compleja, debemos considerar que se trata de su salud y de la capacidad que tengan para llevar un desarrollo social y psicológico normal.
  • La televisión, videojuegos y computadora ayudan a generar en los niños estados de sedentarismo, lo cual puede afectar su desarrollo físico y la socialización.
  • Entre otros problemas significativos tenemos: insomnio, bajo rendimiento académico, falta de control (o la llamada ‘adicción a la tecnología’). Esto también es aplicable en adultos.
  • Lo incorrecto de dejar que los chiquillos usen estos medios es que los adultos lo veamos como la solución para mantener a los niños “quietos” o nos “dejen tranquilos”.
  • Si se deja que un niño o un adulto todo lo haga con aplicaciones, esto generará en la persona la necesidad de no estimular la creatividad o imaginación.
  • En los adultos, jóvenes y niños, la adicción a aparatos electrónicos los hace sufrir de insomnio.
  • El mal uso de la tecnología puede generar, tanto en grandes como en pequeños, obesidad y problemas posturales.

 

También te Podría gustar Más del autor

Deja un Comentario

Tu correo electrónico no será publicado.