Sábila, vida para tu cabello

227

La sábila o Aloe vera es una planta que ha sido utilizada a lo largo de la historia en el tratamiento de diferentes síntomas y enfermedades, gracias a su alto contenido de vitaminas y minerales. También es un ingrediente poderoso en el cuidado de la piel y el cabello. En esta oportunidad, Linda nos va a enseñar a hacer unas mascarillas recomendadas para fortalecer, hidratar, nutrir y evitar la caída del cabello.


Mascarilla para un cabello brillante y humectado

Toma una penca de sábila y lávala muy bien; con cuidado de no pincharte los dedos, debes quitarle el recubrimiento verde para extraer su cristal. Parte el cristal en trozos pequeños y mételos en la licuadora junto con la yema de un huevo y un chorrito de miel (también puedes triturar el cristal con un tenedor y batir la mezcla manualmente).

Lava tu cabello con shampoo, escúrrelo muy bien y aplica la mezcla en toda la cabeza hasta las puntas. Cubre el cabello con un gorro de baño o bolsa plástica y deja que la mascarilla actúe de 20 a 30 minutos, después retírala con abundante agua y aplica tu acondicionador tradicional. Puedes hacer este tratamiento 2 veces por semana y notarás tu cabello más humectado.


Para evitar la caída del cabello 

 

Toma dos pencas de sábila, pélalas y parte el cristal en trozos medianos, llévalos a la licuadora y bátelos hasta que se convierta en una sustancia gelatinosa. Aplica la sustancia con los dedos desde la raíz hasta las puntas. Puedes utilizar un peine para distribuirla mejor. Luego, amarra el cabello y envuélvelo en una bolsa plástica o usa un gorro térmico. Si tienes secador de pelo, esparce aire tibio sobre la bolsa para que penetre mejor el producto. Déjalo actuar por 30 minutos, enjuaga y de inmediato notarás tu cabello con más brillo. Repite el tratamiento 3 veces por semana o cada vez que te laves el cabello. Notarás tu cabello con mayor fortaleza y abundancia.


Sábila y limón para el cabello graso 

 

Dependiendo del largo de tu cabello, toma de 1 a 3 pencas de sábila, extrae su cristal y tritúralo en un recipiente con un tenedor. A la mezcla agrégale el jugo de un limón y revuelve. Coloca esta preparación solamente en el cuero cabelludo, masajeando con la yema de los dedos, deja que actúe por media hora y enjuaga con abundante agua. Este tratamiento ayuda a controlar la producción de grasa del cuero cabelludo, e incluso ayuda al control de la caspa.

 

 


 

También te Podría gustar Más del autor

Deja un Comentario

Tu correo electrónico no será publicado.