Que el regreso a clases no sea un caos

En Amas consultamos a la Psicóloga María Lourdes Dávila, quien nos dio unos prácticos concejos para manejar positivamente la transición de las vacaciones a la escuela.

230

Para los niños no hay momento más divertido y relajado que las vacaciones; este tiempo del año significa libertad, ausencia de rutinas, siestas interminables y meriendas a deshoras, entre otras…

Infortunadamente para los niños, las vacaciones no son eternas y por ende se acerca el regreso al colegio. Antes de que los niños empiecen nuevamente su rutina escolar es importante que los padres tengamos en cuenta ciertas pautas que facilitarán el regreso al colegio de nuestros pequeños y harán más fácil su proceso de adaptación.

Antes de iniciar clases es fundamental preparar a los niños mental y físicamente; es indispensable cambiar sus rutinas, establecer horarios y fijar límites. Para los niños que están a punto de retomar clases no es negociable dormirse a las 12 de la noche y levantarse a las 11 de la mañana; es impensable almorzar a las cinco de la tarde y hacer siesta hasta las 7, y, es mucho menos probable que pasemos todo el día en la casa sin colaborar en ningún oficio del hogar. Es importante que los niños tengan claro que las vacaciones se están terminando y es hora de despedirse de ellas; mientras más rápido se despidan de ellas, menos sufrirán en su primer día de clases.

A continuación expongo algunas pautas que como padres podemos emplear para facilitarles a nuestros hijos su regreso a clase.

  1. No dejes que tu hijo deje de hacer algunos ejercicios diarios: es importante que tu hijo no pierda la rutina de los deberes y las obligaciones; de ninguna manera pretendemos que los niños en vacaciones duren 1 hora haciendo dictados o problemas matemáticos, pero sí pueden leer algo diariamente, hacer dibujos o alguna que otra operación matemática que estén acordes a la etapa evolutiva del niño. Es importante que estos ejercicios los hagan a ciertas horas determinadas.
  2. No permitas que tu hijo se salte alguna comida del día: cuida el desayuno de tus hijos y no les permitas que se salte una comida.
  3. Adelanta poco a poco la hora de irse a la cama: adelantando poco a poco la hora de dormir conseguirás que tu hijo despierte antes y su primer madrugón para ir al colegio no será tan difícil.
  4. Involucra a tus hijos en los preparativos del regreso a clase: enséñales y permíteles a tus hijos escoger sus libretas, accesorios, etc.. Pruébales la ropa que llevarán a clase, muéstrales sus libros nuevos y motívalos para que den lo mejor de sí al regresar a clases.

Una vez lograda la rutina, es probable que el primer día de colegio sea mucho más fácil para todos. A pesar de que los niños queden con secuelas de las vacaciones y tengan que ir desperezándose poco a poco, ES NORMAL. Si a nosotros como adultos nos pasa al volver al trabajo después de unas vacaciones, ¿por qué a ellos no?

 

También te Podría gustar Más del autor

Deja un Comentario

Tu correo electrónico no será publicado.