Dulce de ñame

Al estilo Maria Angélica

563

La actriz y empresaria compartió con la Revista AMAS su receta más querida.

Con una amplia sonrisa, cabello ensortijado y un colorido vestido, María Angélica Salgado, nuestra brillante perla negra barranquillera, nos recibe en la terraza de su hogar, ubicado en el barrio Los Almendros, en Soledad, para compartir con ‘AMAS’ lo secretos de su cocina. Sabor de Palenque es la microempresa de dulces que María Angélica Salgado ha creado en su casa, en la que prepara los más exquisitos manjares afrocolombianos durante Semana Santa y todo el año, trabajando sobre pedidos.  “En mi ADN venía el dulce incluido. Yo veía a mi abuela hacer dulce en mi barrio, en El Bosque, y de mi abuela pasó a mi mamá, a mis tías, y de ellas ha pasado a mi hermana, a mis primas y ahora pasará a mis sobrinas, que desde pequeñitas trabajan en la preparación con nosotras”, explicó la empresaria.

Todos los años, en los días previos a la Semana Mayor, María Angélica viaja desde Bogotá para pasar esta temporada elaborando dulces junto a su familia. Desde que el visitante ingresa al hogar de la actriz el aroma del azúcar, la canela, la papaya, el mango y la piña impregnan el ambiente. “Es una tradición que siempre llevo en mí. Así sea que esté en el fin del mundo yo siempre volveré a Barranquilla a preparar mis dulces”, cuenta la actriz.

Su dulce favorito y el que más le gusta preparar es el de ñame. “Es uno de los más ricos porque no es tan dulce, y por tradición es uno de los más buscados”, expresó.

“Me declaro una gran usuaria del gas porque es un método muy práctico para cocinar los dulces en esta época del año.”

Ingredientes:

  • Una libra de ñame
  • Un litro de leche
  • Dos tazas de leche de coco
  • Tres ramitas de canela
  • Media libra de azúcar

Preparación:

El ñame precocido se deja enfriar a temperatura ambiente. Luego se bate en una licuadora o ‘mixer’ con el litro de leche, las dos tazas de leche de coco y la media libra de azúcar hasta que la mezcla quede espesa. Después se deja cocinando en un caldero a fuego lento durante una hora con las ramitas de canela. Si le quedan grumos puede eliminarlos con el uso de un batidor de claras de huevo. Luego se deja enfriar a temperatura ambiente y al final se guarda en la nevera.

 

“Esta delicia puede durar hasta una semana almacenada”

Los ‘tips’ de María Angélica
  1. Un secreto de María Angélica es no agregarle al dulce de ñame el coco en pedazos, sino la leche del mismo. “La idea es que quede como una natilla, pero si le agregas el coco vas a sentir el afrecho y no queda delicado al paladar”.
  2. “Con el dulce de ñame —uno de los más deliciosos— se debe tener más cuidado porque al llevar leche de vaca y leche de coco tiende a dañarse muy rápido, tiende a ponerse ácido y hay que menearlo bien en el caldero”.
  3.  Uno de los secretos de María Angélica es usar un batidor para claras de huevo, un implemento indispensable porque “en el caso de que me quede algún trocito o grumo en la licuadora, esto me ayuda a que se disuelva todo y me quede más como una natilla suave”, explicó.
  4. La experimentada dulcera también recomienda que cada dulce tenga su recipiente propio para ser elaborado. “Cada caldero tiene su dulce, y yo por eso siempre utilizo un caldero diferente para cada tipo de dulce, porque eso ayuda a que se conserve y dure más”.

 

También te Podría gustar Más del autor

Deja un Comentario

Tu correo electrónico no será publicado.